Día “D” renuncia

0

Este día quedará marcado en la retina de varios peruanos, ya que el ahora ex presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski dio un paso al costado, dejando, así, en incertidumbre al país.

Una fecha que en realidad dejó varias postales no vistas comúnmente, que dejo personas a favor y en contra de la renuncia de PPK, una fecha que paralizó a más de uno. Queremos saber cómo empezó todo. Y es cierto, no es necesario remontarnos semanas atrás, tan solo ayer un video explotó todo lo que ya sabíamos que sucedería.

La mañana empezaba tensa. Con fuentes que decían que PPK se pondría al frente del Congreso, mañana, de manera que afrontaría la moción de vacancia, pero al final no fue así. PPK tuvo una reunión de reflexión con el Cardenal Cipriani en horas de la mañana, mientras que en las afueras del Palacio del Gobierno todo se tornaba dudoso, con la prensa a la expectativa y personas que reclamaban el supuesto mal gobierno.

Las horas pasaban y el rumor era fuerte. PPK renunciaría a su puesto y lo haría mediante un Mensaje a la Nación, el cual todos esperábamos. 2:30 p. m. era la hora fijada para dicho suceso. Contra toda crítica, Kuczynski salió por la puerta principal por última vez donde todos sus colaboradores aplaudieron e hicieron honor antes de que aborde su vehículo oficial.

El mensaje fue claro. Tras la acusación que lo tildaba como corrupto: “Frente a esta difícil situación que se ha generado, y que me hace injustamente aparecer como culpable de actos en los que no he participado, pienso que lo mejor para el país es que yo renuncie a la Presidencia de la República”.

Palabras que trajeron consigo el fin de un ciclo, un ciclo que al parecer no sumó ni restó, un ciclo que en corto tiempo se terminó no por la opresión del pueblo, sino por las malas decisiones que tomo. Una lástima no por cómo se va, sino por cómo queda el Perú delante de los ojos del mundo, con una carga de sequía política y un mal que no parece terminar.

El sol se iba ocultando y también las noticias. Sin embargo, las reacciones posrenuncia no se iban a hacer esperar. Un grupo de espontáneos se pararon en el vértice de la Plaza de Armas declarando a voz en cuello su malestar con el gobierno de PPK, diciendo: “Todos deben irse, no solo el presidente sino sus ministros y congresistas. El Perú es un país altamente corrupto desde sus raíces y sino le damos fin terminaremos peor que Venezuela, palabras que poco a poco iban retumbando a los presentes y a la prensa.

Todo parecía una transición tranquila, pero la policía tuvo una reacción abrupta frente a estos manifestantes, oprimiendo la libertad de expresión y dejando en duda su forma de actuar, ya que la manera de tratar y de callar a estas personas no fue la correcta.

Las cosas parecían calmarse luego de que los efectivos controlaran el pequeño revuelo que estos causaron, pero tan solo un segundo después de este suceso algo más paso. Un señor, al parecer de provincia, intento infiltrarse en la Catedral vestido de monja. Los policías reaccionaron de inmediato, pero no con cautela sino con demasiada tosquedad. No solo lo arrastraron, sino también maltrataron a este señor identificado como Coki. Los golpes fueron y vinieron ante el reclamo de los transeúntes, pero esto no paraba. Las fuerzas del orden apresaron a este señor que decía ser parte de la marcha de los 4 suyos.

Minutos después de estos incidentes nos dimos cuenta que un presidente es la cabeza y si este falla, el cuerpo tiembla, porque así es, ahora tiembla el peruano, tiembla el país.  Un día sin duda de gran trascendencia que esperemos marque un antes y un después en este nefasto y crudo mundo político.

S.H.C