Chiclayo: Programa de Recompensas permite captura de 7 de los delincuentes más buscados

0

Desde que el Programa de Recompensas “Que ellos se cuiden” fue masificado en agosto del año pasado, la Policía Nacional logró la detención de siete peligrosos requisitoriados en la ciudad de Chiclayo, gracias a información proporcionada por colaboradores anónimos y al trabajo de inteligencia.

Por información que condujera a la captura de estos sujetos, el Ministerio del Interior ofrecía sumas que iban desde los 15,000 hasta los 20,000 soles. Ellos eran buscados por una variedad de delitos relacionados con el crimen organizado: extorsión, violación sexual de menores, asociación ilícita para delinquir, homicidio calificado, tenencia ilegal de armas, receptación agravada y lesiones graves.
Precisamente, el último en ser detenido fue Herbert Sandoval Valdera, quien era solicitado por un cúmulo de ilícitos como violación sexual, contra el patrimonio en la modalidad de receptación y robo agravado. Agentes del orden lo recapturaron la noche del 20 de enero, luego de que en agosto del 2016 fugara de la carceleta de la División de Apoyo a la Justicia de Chiclayo.
Otro caso emblemático fue la entrega voluntaria de Luz Bertha Criollo Llacsahuanga y del posterior arresto de su hijo Marcio André Núñez Criollo, en diciembre pasado, ambos imputados en la muerte de una niña de 11 años, y prima de este último, tras quedar embarazada de él y ser sometida a un aborto clandestino.
La PNP también les echó el guante a integrantes de bandas criminales. Se trata de José Olaya Peña, alias Chizo, perteneciente a la Cruz de Piura; así como Franklin Luis Medina Cuba, alias Coyote, cabecilla de los Sicarios del Norte.
Completan la lista de prófugos puestos a disposición de las autoridades Ricardo Gil Bustamente, alias el Químico, y Eusebio Alcalde Lozano. El primero es acusado de arrojar ácido muriático a dos niñas y su madre; mientras que sobre el otro pesaba una sentencia de 15 años de prisión por extorsionar a un comerciante de Chiclayo.
Fuente: Andina