César Alva fue trasladado al penal Ancón 1

0
Foto: Perú21

La audiencia judicial contra el asesino, de Jimenita, César Augusto Alva Mendoza se realizó ayer a las 9:00 de la mañana en la sede policial. Vecinos de la menor que fue secuestrada, violada y calcinada, no pudieron evitar insultar al detenido que era trasladado desde la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) al penal de Ancón 1.

La jueza María Esther Limas, titular del Séptimo Juzgado Penal de San Juan de Lurigancho, decidió que César Alva vaya a prisión por ser el presunto autor de delitos contra la libertad, violación de la libertad sexual y muerte con crueldad contra la menor de 11 años. Sin embargo, el abogado de la menor, Julio Quintanilla mencionó que esos delitos merecen pena de cadena perpetua.

El padre de Jimenita, Jorge Vellaneda, llegó a la audiencia acompañado de unos de sus abogados, pero se retiró antes del inicio de la sesión. “Estamos muy afectados y no quiero escuchar de la voz del asesino la forma cruel en que asesinó a mi hija. He dejado el caso en manos de los abogados y ningún miembro de la familia estará en la audiencia”, manifestó Vellaneda.

La jueza determinó que César Alva, no tiene ningún trastorno mental y no estaba bajo efecto de ninguna droga, que era totalmente consciente de los delitos que cometió. “Este tipo actuó a sangre fría, con premeditación y estando consciente de sus actos. No tiene reparos ni sentimiento de culpa. Se muestra frío e indiferente ante el sufrimiento causado a la menor”, declaró.

La magistrada mencionó en la sesión, que Alva abuso repetidas veces de la menor y las muestras recogidas por la policía demuestran que Jimenita trató de defenderse, hasta incluso llegó a morderse y partirse la lengua en su desesperación. Además, uno de los momentos más dramáticos fue cuando el asesino contó que el sufrimiento de Jimenita duró cerca de 10 horas, golpeándola por todos los lugares donde la llevaba.

El Poder Judicial, aseguró que la prisión preventiva es para asegurar el desarrollo de la investigación, recién después del juico se le impondrá una condena. La jueza dispuso 9 meses de prisión preventiva para Alva, 120 días de investigación y el internamiento directo a un penal (Ancón 1).

Cabe resaltar que César Alva ya tenía dos denuncias por violación, a una menor de 17 años en el 2004 y en el 2016 a una madre de 28 años. A pesar de eso seguía trabajando para la Policía, donde le pagaban 15 soles diarios por información.

M.P.H