Argentina: Lo que no sabías sobre el concierto del Indio Solari que dejó dos muertos

0

Dos muertos y decenas de heridos dejó el que fuera seguramente el último concierto del músico argentino Indio Solari, debido al Parkinson que le descubrieron a sus 68 años y al caos que generó el lamentable episodio.

350,000 personas se agruparon para escuchar y gritar las canciones de uno de los músicos íconos de Argentina, que suscita comparaciones con Perón y Maradona. Su banda más famosa —Patricio Rey y los Redonditos de Ricota— es hoy un baluarte del rock argentino en la década de 1980 y 1990.

Según consignó la BBC, los recitales del Indio Solari son “un ritual al que cientos de miles de argentinos de todo el país asisten con la fidelidad y energía que un devoto religioso va a su templo fundacional”.

Los recitales, llamados ‘misa ricoteca’ —por el nombre de su antigua banda—, no son promocionados ni frecuentes, y su lugar de ubicación son siempre lugares recónditos. Este último se realizó en Olavarría, un pueblo de 100 mil habitantes a 400 kilómetros de Buenos Aires.

Los días previos al concierto son ya una tradición. Familias enteras se instalan con carpas por todo el pueblo. Comen choripan, toman cerveza, fernet con Coca y cantan los himnos del Indio. El ambiente es festivo y familiar, pero el público es reconocido por hostil y por su alto consumo de drogas y alcohol.

Al fin de la tercera canción, el Indio pidió al público que “los que están borrachitos, por favor, váyanse para atrás”. Además advirtió que había gente en la suelo y que la estaban pisando.

Según la BBC, el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, dijo que la alcaldía estaba preparada para recibir 200,000 personas. Pero llegaron 350,000. “No imaginábamos que llegaran tantos”, aseguró.

Al día siguiente se supo que a muchos que pagaron entrada no se la pidieron y que muchos otros entraron sin su respectivo pase. Cientos de miles de personas con trago, sin agua y escasa presencia de control policial, corrían el riesgo de sufrir un accidente.

“Las familias con niños, las personas de edad y los discapacitados estaban inmersos en el caos como cualquier otro”, escribió el reportero de la BBC. Al día siguiente, familias buscaban desaparecidos, las salidas del pueblo estaban atascadas, la gente yacía dormida en la calle, etcétera.

Este fue uno de los videos que publicaron los asistentes en redes sociales evidenciando el descontrol que se vivía en ese momento. “Deben estar borrachos. No los pisen, hay mucha gente en el piso”, advierte Solari.

 

Fuente:Peru21