Fingió su muerte y con ayuda del FBI desenmascaró a su esposa

0
Desenmascaro a su esposa con ayuda del FBI.

 

El puertorriqueño Ramon Sosa, protagonizó una historia de película, al elaborar un plan junto al FBI para fingir su muerte, con la finalidad de que su esposa confiese que contrato a un hombre para matarlo.

Según público varios medios Sosa es un boxeador y es dueño de  un gimnasio en Texas, conoció a la que se convirtió a su esposa, una mexicana apodada Lulú, en un club de salsa ella era profesora de kickboxing y comenzó a trabajar con Ramón en su gimnasio. El amor se consumó y se casaron en 2010. Todo parecía marchar bien hasta que en 2015 María decidió divorciarse, por la situación de crisis económica por la que se atravesaba la pareja.

Pero Lulú no soporto la situación y fue más allá y contactó a un hombre llamado Gustavo para pedirle que consiguiera a un asesino a sueldo para matar a su esposo.

María le ofreció al sicario 2 mil dólares y la camioneta de quien sería su víctima, pero María no esperaba que Gustavo la persona que había contratado iba a las clases de box con su esposo quien le contó a Ramón de los planes de su mujer.

Sosa mencionó que “Él había tenido problemas en el pasado, pero ya había cambiado su vida, y yo lo entrenaba. Cuando me llamó y me dijo que quería verme porque había alguien que quería matarme, pensé que me estaba haciendo una broma”.

Sosa no podía creerlo y le pidió a su amigo Gustavo que se reuniera nuevamente con ella pero que grabe todo lo que le decía.

Con la grabación en mano se dirigieron a la comisaría de Montgomery County, en Houston. Y con la colaboración del FBI idearon un plan para que Sosa fingiría su muerte, le sacarían fotos y se las mostrarían a María para ver su reacción.

El plan fue muy bien armado, y un policía se hizo pasar por uno de los  sicarios y se reunió con María. Al mostrarle las fotos la mujer  se reía y segundos después fue arrestada. La mexicana admitió ante el juez su culpabilidad por instigación al crimen y fue condenada a 20 años de prisión.

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta