Las largas garras de Erdogan

0

Ricardo Sánchez Serra

Los turcos que viven fuera de su país se encuentran en zozobra permanente, temen por sus vidas.
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, está llevando al país a una persecución interna y externa sin precedentes a todos los que él cree son sus opositores.
Ya ha despedido a más de cien mil empleados públicos, cerrado miles de escuelas y decenas de universidades, echado a profesores, encarcelado jueces, militares y periodistas, todo para tener el poder absoluto. Para muchas organizaciones de derechos humanos, Turquía se ha convertido en una gigantesca cárcel. La tortura es cotidiana.
Entre los perseguidos se encuentra el Movimiento Gülen o Hizmet, una organización que promueve valores, educación, libertad religiosa. La institución fue otrora aliado de Erdogan hasta que descubrió corrupción en el poder.
El golpe de estado, o mejor dicho autogolpe, de julio pasado dio las armas junto con la aprobación (51%-49%) de un referendo que da poderes absolutos al mandatario, para eliminar a todos sus detractores.
El líder del movimiento Gülen, Fetullah Gülen, vive en Estados Unidos desde 1999. Es un clérigo y erudito. Erdogan lo ha acusado que está detrás del golpe, pero todos los servicios de inteligencia norteamericana y europeos descartaron la hipótesis paranoica de Erdogan, quien por doquier lo acusa falsamente de terrorista, y asimismo a su organización.
El odio de Erdogan traspasa las fronteras. Está persiguiendo a pacíficos turcos en el exterior. Presionando diplomáticamente está consiguiendo que algunos países deporten a intelectuales que tienen años residiendo pacíficamente en sus territorios. Las embajadas turcas tienen la orden de espiar a sus compatriotas e incluso, en Europa y Asia utilizan a sus imanes para tal fin.
En el Perú, reiteramos, la colonia turca está temerosa por lo que pueda proponerse Erdogan. La comunidad turca es pacífica y se ha insertado en la sociedad. La Cancillería y el Ministerio del Interior deben estar alertas.
@sanchezserra

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta