2017 concluye con 54 periodistas asesinados; 336, encarcelados y 54, secuestrados

0
El Balance Anual de Reporteros Sin Fronteras constata una erosión generalizada de las condiciones para ejercer el periodismo en el mundo.

 

Presentación del balance. Imagen cedida por Reporteros Sin Fronteras
Presentación del Balance. Imagen cedida por Reporteros Sin fronteras

El Informe Anual de Reporteros Sin Fronteras constata una erosión generalizada de las condiciones para ejercer el periodismo en el mundo.

Con un emocionado recuerdo a Malén Aznárez, presidenta de Reporteros Sin Fronteras (RSF) durante los últimos seis años hasta su fallecimiento, el pasado mes de julio, la conductora del programa “Hoy por Hoy” de la Cadena SER, Pepa Bueno, ha abierto, como cada año, la presentación del Informe Anual 2017 de RSF España, que en esta ocasión ha contado con la participación del editor turco exiliado en España Mehmet Siginir, así como con la de Siscu Baiges, periodista y profesor asociado de periodismo en la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Invitando a ambos al acto, RSF España ha querido homenajear a los periodistas que, en 2017, “se han sentido solos” en el ejercicio de su labor, como ha explicado Pepa Bueno.

Las cifras registradas por RSF en 2017 apuntan:  54 periodistas asesinados, 336 encarcelados y 54 secuestrados; unos datos globalmente mejores que los de 2016. Esta realidad no es la de un mayor respeto a la actividad de la prensa, sino, más bien al contrario, un desgaste paulatino de las condiciones para ejercer el periodismo, lo cual lleva al abandono de la profesión en muchos lugares del mundo.

“Cada dato favorable contenido en el informe es compensado por una realidad negativa que subyace bajo él. El aumento de las suscripciones a la prensa en Estados Unidos se debe a un presidente que odia a la prensa y que Gobierna a base de tuits enloquecidos, en parte contra ella. La mejora en las cifras de asesinatos obedece a un descenso en las coberturas de la prensa extranjera y local. Con cada alegría, un dolor”, explicó Pepa Bueno.

El presidente de Reporteros Sin Fronteras España, Alfonso Armada, resumió las grandes líneas del Informe Anual de RSF, que calificó de “herramienta al servicio de la verdad” y confirmó que, desde el año 2012, el número de periodistas asesinados desciende de forma continuada, en una tendencia que RSF achaca principalmente al paulatino abandono de las zonas en conflicto más peligrosas (Siria, Libia, Yemen…), si bien recordó que, en los últimos 15 años, han muerto violentamente mil periodistas en todo el mundo. Además, hizo hincapié en otra de las novedades de 2017: las mujeres periodistas asesinadas duplican a las de 2016. Diez mujeres informadoras fueron asesinadas el año pasado, frente a las cinco del año anterior. Todas realizaban periodismo de investigación, como la maltesa Daphne Caruana, que seguía el rastro de la implicación del Gobierno de Joseph Muscat en los papeles de Panamá y fue asesinada con una bomba adosada a su coche, o la india Gauri Lankesh, que investigaba movimientos extremistas violentos, o como Miroslava Breach, que trabajaba sobre las redes del narco en México.

Se puede consultar el balance completo aquí