Presionada, Keiko Fujimori aceptó debatir con Kuczynski el 22

0

En Piura. Luego de negarse a ir a Arequipa, la candidata de Fuerza Popular terminó acatando el reto lanzado por su rival. Habrá dos debates presidenciales en la segunda vuelta.

El reto había sido lanzado por Kuczynski el martes, luego de que Fujimori se negara a debatir en Arequipa, alegando una supuesta falta de neutralidad de la gobernadora regional, Yamila Osorio, quien venía organizando el encuentro para que ambos aspirantes presidenciales confrontaran propuestas.

Kuczynski le había mandado el siguiente mensaje a su competidora: “Déjese de pretextos y no se corra, señora Fujimori. Debatamos en Piura este 22 y respetemos la fecha del 29 del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para el debate en Lima”.

Ayer, Fujimori refirió desde Huancavelica –a donde llegó como parte de una gira proselitista– que aceptaba “encantada” la propuesta de su contendor.

“Tras anunciarse la posibilidad del debate técnico, lancé la idea de hacer el debate presidencial en Piura, entiendo que Pedro Pablo Kuczynski planteó dos fechas, el 22 de mayo (en Piura) y el 29 mayo en la capital, yo encantada, yo acepto”, afirmó Fujimori.

Presión surtió efecto

En conversación con La República, el congresista electo y vocero de Peruanos por el Kambio, Juan Sheput, señaló que era una buena noticia para el país que Fujimori, finalmente, accediera debatir con Kuczynski en una ciudad fuera de Lima.

Sostuvo que, sin duda alguna, Fujimori “sintió la presión” frente al reto planteado y por eso terminó cediendo en su posición inicial.

“La idea de que haya un debate descentralizado inicialmente fue del propio JNE, pero los de Fuerza Popular se negaron desde un inicio a ello. Finalmente han aceptado por la presión y está muy bien que así sea porque la gente podrá escuchar a los dos candidatos y sacar sus conclusiones”, manifestó Sheput.

Sin embargo, advirtió que “ojalá” la candidata Fujimori no sea luego desmentida por su propios voceros.

Precisamente, por la mañana el congresista Pedro Spadaro había insistido en que la líder fujimorista solo asistiría al debate del domingo 29.
Es más, cuestionó duramente a la gobernadora Osorio por “inmiscuirse” en la campaña.

Horas después, la candidata anunció su postura oficial.

Ya en la noche, el JNE confirmó que, tras conversar con representantes de ambas instituciones, el debate del 22 en Piura será una realidad, y que ellos estarán a cargo.

Candidatos serán confrontados con sus flancos más débiles

El profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) David Sulmont dijo que en un debate presidencial los candidatos son confrontados con sus “flancos más débiles”.

En ese sentido, añadió que si bien un debate es una oportunidad para escuchar propuestas, puede terminar convirtiéndose en un arma de “doble filo”, porque aunque es un espacio propicio para realizar anuncios que sirvan para captar más simpatías, también es una manera de exponerse ante el rival de turno, quien aprovechará la oportunidad para presentar diversos cuestionamientos.

Por su parte, el periodista y analista Glatzer Tuesta señaló que Fujimori podría recibir durante el debate “algunas municiones” que la podrían poner en apuros.

Fuente: La República

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta