LA LEGION PERDIDA DE SANTIAGO POSTEGUILLO (II)

0

Por: Miguel Zea Alayo

Continuando con nuestro artículo sobre la reciente obra de Santiago Posteguillo, “La legión perdida”, debemos mencionar que, al igual que las demás obras de sus trilogías, viene acompañada del listado de sus personajes y una breve descripción de ellos, mapas, esquemas de batallas, árboles genealógicos, ilustraciones, vocabularios de la época en los idiomas originales de los personajes y una didáctica referencia respecto a los límites de la historia y la ficción en su obra, así como a la amplia documentación clásica y actual consultada. Todo lo cual resulta un complemento ideal a su lectura y refleja la seriedad y profundidad del trabajo literario del autor. A ello debe sumarse que el autor ha recorrido parte de los escenarios en los que se desarrollan sus obras.

casco

No podemos dejar de citar la propia opinión del autor sobre su obra: “Es la novela más completa y de la que más orgulloso estoy hasta la fecha.” “Va a resultar una novela tremendamente espectacular pues no solo veremos Roma, sino también Partia, la India y hasta China. Va a sorprender.” (1)

Por si no tienen la oportunidad de leer íntegramente la obra, o si simplemente no se animan a hacerlo, les dejo algunas citas que considero relevantes a fin de incentivar a su lectura y que reflejan en cierta forma las propias opiniones del autor vertidas en diversas entrevistas mencionadas en nuestro artículo anterior.

“- Escucha con atención cuando te hablen (…) y procura más bien hablar poco. Todo lo que calles queda contigo, pero todo cuanto dices queda en manos de los que te han escuchado. A veces hablar mucho es como entregar espadas al enemigo.”
(El guerrero han, Li Kan, recordando los consejos de su comandante, antes de entrevistarse por primera vez con Fan Chun, asistente de obras públicas y consejero de la emperatriz china Deng).

“Saber a qué temes es lo que te hace capaz de superarlo. Negar que sientes miedo de algo o alguien sólo te hace aún más vulnerable”
(El narrador respecto a las reflexiones de Marcio, gladiador y luego lanista, previas a su encuentro con el emperador romano Trajano).

“(…) ninguna autoridad puede exigir el cumplimiento de las leyes si esa autoridad es la primera en no cumplirlas”
(El narrador sobre la percepción de Fédimo, secretario personal de Trajano, en cuanto a las palabras de éste respecto a su obligación de cumplir las leyes pese a que le disguste o le causen dificultades).

“El día que el fanatismo llegue al poder en Roma, será el fin del Imperio. Y me da igual si esos fanáticos se hacen llamar cristianos, judíos o romanos puros. El fanatismo, venga de donde venga, termina con todo”.
(Trajano dialogando con Fédimo sobre lo que consideraba el fanatismo de los cristianos, a los cuales pretendía tolerar; sin embargo, el fanatismo de éstos lo obligaba a establecer severas sanciones. Por extensión, el personaje considera que el fanatismo es perjudicial cualquiera sea su origen).

“- No tener miedo no hace a alguien valiente. Uno es valiente de verdad cuando conoce el miedo y es capaz de enfrentarse a él y superarlo. Eso es valor. Lo demás es imprudencia, locura. Pero no te preocupes, un día conocerás el miedo, cuando menos lo esperes y de la forma más brutal e imprevista éste te encontrará. Ese será el día en el que averiguarás si realmente eres valiente”.
(Trajano dirigiéndose a Tamura, niña sármata, hija de Alana y Marcio, luego de hacerla llevar a su palacio para encomendarle el mensaje central de una misión secreta).

“(…) cuando tengas problemas graves, usa todo lo que creas que pueda ser útil para encontrar la solución, pero cuando nada haya hecho efecto, entonces usa también todo lo que creas inútil, pues el mundo está lleno de sorpresas (…)”.
(Última lección del filósofo Dión Coceyo, preceptor de la niña sármata Tamura designado por Trajano, antes que ésta parta con sus padres y otros, a la misión encomendada por el emperador).

“- Para combatir las creencias de judíos y cristianos y de los legionarios que dudan de esta campaña contra Partia, el César necesitará el arma más fuerte que existe.
– ¿Cuál es esa arma? (…).
– Un rumor. (…)
– (…) lo importante en un rumor no es lo que crean quienes lo inventan, sino lo que crean los que lo escuchan.”
(Diálogo entre los personajes del filósofo Dión Coceyo y el emperador Trajano, cuando el primero le propone al segundo esparcir un rumor respecto a que fue salvado por algún ser sobrenatural de entre los escombros del terremoto de Antioquia, a fin de levantar la moral de los legionarios)jinete

Imagen insertada en la Obra de Posteguillo

“No pensar en lo que va a ocurrir después de una guerra en un territorio es no entender que cualquier guerra, si no se es un loco, debe tener un plan para la paz posterior.”
(Parte del diálogo entre los personajes del general Tang y el gobernador Kan Yen, ambos del imperio han (China), durante su campaña militar contra el líder huno Zhizhi, cuyas tropas incluían a los últimos integrantes de la legión perdida).

“(…) Al diablo hay que combatirlo con las armas del diablo”
(Telesforo ante Alejandro, ambos asistentes del Obispo de Roma, Evaristo, repitiendo las últimas palabras de Ignacio, obispo de Antioquia, antes de ser devorado por las fieras en la arena romana, respecto a cómo combatir el libro de Marción, comerciante de Frigia, empeñado, a su manera, en preservar y difundir la palabra de Cristo).

“Torpes son los que no saben ver cuando hay que retirarse a tiempo, esto es esencial en un campo de batalla, pero más importante aún en la vida”
(Parte del diálogo entre los personajes del general han Li Kan, descendiente de algún integrante de la legión perdida, y el discreto consejero imperial chino, Fan Chun).

“Unos círculos se cierran, otros se abren. Somos sombras de la historia leyendas, sueños de vida rodeados de muerte, relatos felices o tristes, con frecuencia las dos cosas al tiempo, sonrisas y lágrimas siempre iguales aunque vengamos de mundos distintos”.
(El narrador, refiriéndose a la relación final entre la mujer sármata Tamura y el general han Li Kan; pero, generalizando respecto a las demás historias de la obra).

No hemos pretendido hacer una reseña o una crítica literaria pues, como habrán notado, no seguimos ninguna de las pautas generalmente establecidas para ello, sólo esperamos haber compartido nuestra modesta opinión respecto a un autor y su obra que nos parece no solo interesante sino, me atrevería a decir, hasta grandiosa y estimulante, pues creemos que todo aquello que nos causa sana admiración bien merece ser elogiado.autor

Referencia Bibliográfica y datos del autor:

Autor: POSTEGUILLO, Santiago
Año: 2016
Ciudad: Barcelona
Editorial: Planeta
Nro. de páginas: 1152
Tapa: Dura
ISBN/ISSN: 9788408151081

Santiago Posteguillo (1967, Valencia – España) es profesor de literatura en la Universitat Jaume I de Castellón. Estudió literatura creativa en Estados Unidos y lingüística, análisis del discurso y traducción en el Reino Unido. De 2006 a 2009 publicó su trilogía Africanus, sobre Escipión y Aníbal, merecedora de grandes elogios por parte de los expertos. Santiago Posteguillo ha sido premiado por la Semana de Novela Histórica de Cartagena, obtuvo el Premio a las Letras de la Generalitat Valenciana en 2010 y fue galardonado con el Premio Barcino de Novela Histórica de Barcelona en 2014. Ha publicado también La noche en que Frankenstein leyó el Quijote y La sangre de los libros, dos imaginativas obras de relatos sobre la historia de la literatura.
Con su Trilogía de Trajano, Posteguillo ha continuado recibiendo elogios por su narrativa histórica. A Los asesinos del emperador siguió Circo Máximo, y con La legión perdida, su obra más ambiciosa y espectacular, cierra esta exitosa trilogía que ha cautivado a decenas de miles de lectores. (2)

NOTAS:

1. http://www.santiagoposteguillo.es/2015/11/la-tercera-novela-de-la-trilogia-de-trajano-ya-tiene-titulo-y-portada-la-legion-perdida/

2. Según información de: http://www.planetadelibros.com/autor/santiago-posteguillo/000036097

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta