Casma y Lunahuaná, dos opciones para huir del ruido citadino en Fiestas Patrias

0

000304288W

 

El próximo feriado de Fiestas Patrias es una muy buena ocasión para buscar el relax fuera de Lima y escapar del smog, del ruido citadino y de la congestión vehicular que ahoga a la capital, y para ello hay opciones interesantes y a pocas horas de distancia.

Una de esas posibilidades es Casma o “La ciudad del eterno sol”, que se caracteriza por su clima cálido y soleado casi los 365 días del año.
Casma ofrece al visitante restos arqueológicos como Sechín, Chanquillo, Mojeque y Las Aldas, pero también hermosas playas como La Gramita, El Litro, Punta el Huaro y el balneario de Tortugas.
Para llegar a Casma hay que tomar la Panamericana Norte hasta el kilómetro 378, pasando por Chancay, Huacho, Huaura, Supe, Barranca, Pativilca y Huarmey.
En Casma se puede visitar el museo Max Uhle, que guarda vestigios hallados en las excavaciones de Churín. Además, es posible conocer la Fortaleza de Chanquillo y los complejos arqueológicos Las Aldas y Pampa de las Llamas.
Pero si de sol y playas se trata, Casma tiene el balneario de Tortugas con aguas tranquilas y limpias para la práctica de deportes acuáticos, según informa Promperú.
Es posible acceder a las playas El Litro y Punta el Huaro a bordo de un vehículo 4×4 a través de una trocha carrozable. El lugar es un itsmo con un mar calmo a un lado y por el otro mucho más movido.
En la gastronomía casmeña se puede encontrar platos como el ceviche de pato, pepián de pava, ciño al ajo, cuy en diferentes formas, jugoso de pescado, sopa de pichones, chacui (sopa a base de harina de arvejas), chicha de yuca y  ponche de erizos.
Hacia Lunahuaná
Otra alternativa atractiva para disfrutar los días libres es Lunahuaná, que ofrece a los visitantes bellos paisajes y viñedos en ambas márgenes del rio Cañete, al sur de Lima.
Las actividades al aire libre son el plato fuerte de Lunahuaná con deportes de aventura o actividades al aire libre como canotaje, ciclismo de montaña y caminatas.
Para llegar al distrito cañetano de Lunahuaná hay que tomar la Panamericana Sur hasta el kilómetro 142, a la altura de Cerro Azul, y tomar el desvío hacia la izquierda con dirección a la ciudad de Cañete. Hay que pasar San Vicente de Cañete e Imperial y tomar la carretera a Lunahuaná por una pista asfaltada hasta el kilómetro 39.
Se puede visitar también lugares cercanos como el sitio arqueológico de Incahuasi, el anexo de Catapalla en la margen derecha del río Cañete, donde encontrarás caballos y mulas para recorrer el pueblo o realizar un paseo por algunos de sus sitios arqueológicos. Lunahuaná es famosa también por su miel de abejas, polen y sus frutales.
Además, es fácil llegar a Quilmaná, pueblo agricultor ubicado a solo 13 kilómetros al norte de Imperial, así como Pacarán distrito donde abunda la produción de nísperos, uvas y pisco. Allí se puede encontrar los restos arqueológicos preincas de Huanaco y Romaní. Unos kilómetros más adelante, en el poblado de Zúñiga (802 msnm), están los restos arqueológicos de Apotema y Macuranga-Campana.
Los camarones son las estrellas de la gastronomía en Lunahuaná, ya sea preparado sal ajo, en chupe, en tortillao en ceviche.
Pero también hay platos praparados con diferentes carnes como la sopa chola, conejos en carapulcra, cuyes al vino, palomas en tallarines y cerdos en chicharrones. En la zona existen viñedos y bodegas vitivinícolas, donde se puede degustar distintas variedades de vino y pisco.
Fuente: Andina

SIN COMENTARIOS

Dejar una respuesta